El Cenador del Prado

Mucho Ruido y ninguna nuez.

Cercano a la Plaza de Santa Ana se encuentra este extraño restaurante madrileño. Cocina de autor, creativa, de fusión, o como lo queramos llamar; ese tipo de cocina tan de moda actualmente, con platos cuyo nombre ocupa varias líneas en la Carta, y que llevan aderezos y guarniciones múltiples. Cocina, que en ocasiones sorprende al paladar con maravillosas combinaciones de sabores y otras, como en esta ocasión, es sólo la fachada que esconde una cocina vulgar.

El lugar posee una decoración algo ecléctica: paredes de colores, cuadros llamativos y mobiliario en madera con mantelería algo más sobria, en el primero de los salones; y el segundo de ellos decorado con aire de patio andaluz. Digamos que algo extraño, pero sobre gustos… no? Dejémoslo ahí.

El servicio es realmente catastrófico. El maitre te sienta en la mesa y luego se desentiende completamente de ti. Y las dos camareras que me atendieron no tienen la menor idea de cómo servir una mesa ni de cómo tratar a un cliente. Al menos una de ellas era amable, sin tener ni idea del oficio, pero poniendo amabilidad; porque la otra te mira con desdén, como perdonándote la vida, y más que servir los platos, te los tira a la mesa. Mención aparte es que tras pedir el menú degustación, no presentaron ninguno de los platos…

Este inicio no es muy alentador, pero bueno, si la comida merece la pena…. Pues NO. La crema de marisco sabía a todo menos a marisco, el hojaldre de puerros aceitoso y grasiento, la corvina pasadísima y el solomillo de ibérico, que al menos estaba bien de punto, con una guarnición que no le pegaba ni con cola. Ya digo, guarniciones que no conjuntan en nada al elemento principal, como tratando de disfrazar algo que no está bien cocinado… Y para terminar, una espuma de tiramisú, recomendadísima por parte de las camareras por cierto, en la que el sabor del tiramisú había que imaginárselo más que paladearlo.

Además como apuntes reseñables: Una carta de vinos cortísima, apenas hay referencias saliéndonos de los clásicos y con un solo blanco fermentado en barrica. Y una acústica bastante deficiente, ya que cuando el salón está lleno (encima está lleno…) hay un follón bastante desagradable; y cuando se va vaciando, se escucha a los camareros recogiendo y limpiando cubiertos…

En definitiva, El Cenador del Prado, UNA ENORME DECEPCION, y por la módica cantidad de 53 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Calle del Prado, 4

PUNTUACION:

Ambiente: 4,5
Servicio: 3
Comida: 4

PUNTUACION MEDIA:3,875

Anuncios
Explore posts in the same categories: Restaurantes en Madrid

Etiquetas: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: