La Taberna de Liria

Un lugar para descubrir y disfrutar.

Si buscamos cocina de calidad, y además queremos que nos sorprendan el paladar con jugosas combinaciones de sabores, si buscamos cocina creativa elaborada con productos de primera, y si además buscamos un lugar agradable donde encontrarnos a gusto a la mesa… es posible que demos con un buen ramillete de lugares en la capital, pero muy rara vez la visita bajará de los 40 euros por comensal. Hoy en día es complicado encontrar un restaurante que nos sirva cocina de calidad a un precio accesible a todos los bolsillos. La Taberna de Liria es una de esas raras excepciones que descubrimos por Madrid.

Y es que, este lugar hay que descubrirlo. Primero porque se encuentra ubicado en la pequeña y poco transitada calle del Duque de Liria, sí, casi enfrente de la vivienda de la Duquesa. Y segundo, porque según vamos repitiendo en la Taberna, nos encontramos un surtido de recetas sabrosas y originales que varía visita tras visita. Miguel López Castanier lleva más de 20 años regentando y cocinando en este curioso lugar, donde podemos disfrutar de sus foie gras caseros, sus arroces melosos, sus pescados en punto o de sus estupendas mousse de chocolate. Aparte, claro está, de las ocurrencias diarias del Chef.

El restaurante tiene una capacidad para unos treinta y cinco comensales; con mesas amplias y bien distribuidas para poder sentirte cómodo. Su decoración es bastante curiosa, mezcla azulejos con paredes lisas en amarillo; mobiliario en madera y mimbre con una vajilla pintada con dibujos de distintas formas y colores; y de fondo, para acompañar la comida, radio clásica… El ambiente es muy acogedor, quizás resulta algo decadente por la antigüedad del edificio, o incluso da la impresión de desordenado, pero el lugar posee un encanto especial.La Taberna de Liria

El servicio lo lleva el propio Miguel, él te recibe y te acomoda en la mesa, él es el encargado de hacer las sugerencias del día y de tomarte nota, y, si el salón no está muy lleno, te servirá durante la comida; y por supuesto, te despedirá amablemente en la puerta. Su trato es cordial y correcto, consiguiendo que te sientas a gusto en su casa. La chica que actualmente le ayuda es igualmente amable, pero le falta algo de experiencia en el oficio; aun así, resuelve la situación con mucha atención al comensal y una agradable sonrisa. Otro de los aspectos a destacar de la atención al cliente es lo bien que manejan los tempos en la salida de los platos: sin prisas, y sin excesiva pausa, la justa para poder disfrutar de cada plato sin que te agobie la llegada del siguiente; siempre es el cliente quien marca el ritmo (y no la cocina, como en otros lugares ocurre).

La carta de la Taberna de Liria nos presenta una buena muestra de la cocina de autor que practica su Chef, y además un surtido de foie gras de pato caseros. Ingredientes de calidad, muy bien cocinados, y que se conjugan de una manera excelente para deleite de nuestro paladar. Pero la carta no acaba ahí, ya que tras sentarnos a la mesa, recibir la carta y elegir entre las sugerentes propuestas, llegarán recitados una docena de platos, a cual más apetitoso, que se nos ofrecen fuera de carta. ¿Qué hacer entonces cuándo nos apetezca probar más de la mitad de lo que preparan? Pues la Taberna de Liria nos deja la maravillosa opción de pedir cualquiera de sus platos por medias raciones (y además cobrado luego a mitad de precio, ni más ni menos) tanto ensaladas, entrantes, principales o postres. Así que si así lo deseamos, podremos montar nuestro menú degustación a medida.

Como digo, se trata de una cocina muy bien elaborada, en la que se conjugan perfectamente todos los sabores que presenta cada plato, y en la que cada ingrediente se encuentra cocinado en punto. Una cocina de muy buena calidad que, la verdad sea dicha, quizás no llegue a entusiasmar a paladares tan exquisitos como el de este gastrónomo, pero que gusta, y mucho, y sobre todo al precio que se sirve. De entre la amplia oferta culinaria, aunque lo mejor es dejarse recomendar por el propio maitre, yo destacaría: la milhoja de ibérico con anchoas, sabrosísima y perfectamente conseguido el contraste dulce-salado entre la anchoa y la mermelada de tomate; la tortilla de pulpo, suave, perfecta en su textura y muy rica; cualquiera de las versiones del arroz meloso, en las que consigue un punto de arroz buenísimo y un sabor estupendo; el rape en papillote a la provenzal, perfecto el punto en el que en la casa se preparan todos los pescados, y este en especial; o sus mousse de chocolate.

A destacar también una carta de vinos amplia, original y muy muy ajustada de precio (algo muy de agradecer por otra parte). Las buenas recomendaciones en esta materia que nos ofrece Miguel. Y sobre todo, lo a gusto que te hacen sentir en este curioso lugar, incluyendo el postcomida tan amplio del que te dejan disfrutar si así lo deseas, sin prisas para que marches.

En definitiva, La Taberna de Liria es un restaurante que posee una relación calidad-precio complicada de superar, donde disfrutar de buena cocina de autor en un ambiente muy agradable, y todo ello por unos 30 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Duque de Liria, 9

PUNTUACION:

Ambiente: 7
Servicio: 7,5
Comida: 7,5

PUNTUACION MEDIA:7,375

Anuncios
Explore posts in the same categories: Restaurantes en Madrid

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

One Comment en “La Taberna de Liria”

  1. Miguel López Castanier Says:

    Mil gracias por tan elogiosos comentarios.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: