Lúa

Una sorprendente aventura cada día.

Desde el día que comencé con esta aventura en la red tenía ganas de volver al restaurante Lúa para poder incluirlo en mi blog. Hace unos tres años descubrí este pequeño y sugerente lugar de la capital, y desde entonces he podido disfrutar de gratas experiencias en mis diferentes visitas. Este es un restaurante peculiar, principalmente porque cada experiencia allí es una sorpresa, cada visita es un pequeño viaje gastronóLúa - Comedormico por los caminos que su Chef diseña, y donde el final del trayecto siempre es satisfactorio. En Lúa no hay carta para que el comensal elija, en Lúa nos presentan un único menú (dos entrantes, pescado, carne y postre) en el que descubrimos la creatividad y el buen hacer de su cocina. Y además, para que el cliente no se aburra, lo varían con muchísima asiduidad.

El local, ubicado en el castizo barrio de Chamberí, tiene capacidad para unos veinticinco comensales. Con su luz suave, sus colores cálidos y su discreta decoración consiguen crear un ambiente tranquilo, íntimo y agradable. Perfecto para una bonita cena en pareja o para una amena comida con amigos. En la mesa, y sobre mantelería sobria y tradicional, nos encontramos vajilla y cubertería de diseño, primeros indicadores de la cocina creativa que degustaremos, y cristalería de la casa Riedel, lo que nos anuncia el cuidadoso trato que prestan al vino. En definitiva, muy buenas sensaciones las que transmite el lugar; un magnífico primer paso en el camino que nos disponemos a recorrer.Lúa - Bacalao con pilipil de jengibre

Su servicio está en plena sintonía con las sensaciones antes percibidas del local. Es educado, atento y muy amable. Saben cómo tratar al cliente para que se encuentre cómodo y a gusto a la mesa, para que éste pueda sólo centrarse en disfrutar de las sorpresas que el plato contiene. Aunque, por ponerle un pequeño pero, en ocasiones se agradecería un poco más de pausa entre plato y plato; en el ambiente se respira tranquilidad y sosiego, y no es que te metan prisa, ni mucho menos, pero personalmente el lugar me pide un poquito más de calma. Aún así, como digo, el servicio que prestan es un elemento más que hace posible el disfrute de este trayecto.

Y por fin llegamos a la comida, una sorpresa nueva en cada visita. Y no sólo porque no sabemos qué vamos a llevarnos a la boca hasta el mismo momento en que nos presentan cdsc00035ada plato, sino también por las curiosas y acertadas combinaciones de ingredientes que presentan. Materia prima de buena calidad, buen hacer en los fogones y creatividad en las elaboraciones, son las tres notas básicas de lo que nos encontraremos sobre la mesa. En Lúa podremos degustar cocina de diseño muy bien conjuntada; sin sofisticaciones extremas, pero sí con un notorio trabajo creativo que se realiza para la elaboración de cada plato. Cada uno de ellos, perfectamente presentado, es una pensada conjunción de sabores, texturas y colores para deleite del comensal.

Como ejemplo de varios de los platos que más me gustaron os citaré: la sopa de ajo con trufa, yema de huevo escalfada y palomitas de arroz rojo; el bacalao al pilpil de jengibre; la corvina al horno con salsa de callos; el cochinillo confitado con compota de manzana y caramelo de vino tinto; o la nata cocida con mermeladas de mango y frambuesa. Apetecible, ¿no?; pues así es Lúa, apetecible por fuera y sabroso por dentro…Lúa - Carta de vinos

A destacar también una carta de vinos demasiado corta (sólo cuatro blancos diferentes, por ejemplo) aunque lo que incorpora, bastante interesante. Las acertadas recomendaciones que en esta materia nos ofrece la jefa de sala, sin duda una buena opción el dejarse guiar por ella dado que desconocemos lo que vamos a comer. La opción que nos permite el restaurante de solicitar algún plato en concreto al realizar la reserva, éste gracias a nuestra sugerencia se colará en el menú del día. Y para poner punto y final, la amabilidad de su Chef, que suele interesarse una vez finalizada la aventura por nuestra opinión de la misma.

En definitiva, el restaurante Lúa ofrece un bonito y sorprendente viaje gastronómico, una aventura novedosa y de calidad, a un precio de 45 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Zurbano, 85

PUNTUACION:

Ambiente: 8
Servicio: 7
Comida: 7,5

PUNTUACION MEDIA: 7,5

Anuncios
Explore posts in the same categories: Restaurantes en Madrid

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

2 comentarios en “Lúa”

  1. quesoy Says:

    Este martes 20 de octubre de 2009, siguiendo los sabios consejos del autor de este blog hemos cenado en este pequeño local, nos ha dejado sorprendidos el uso de tecnologia sobre todo el chupito de mosto en gelatina con espuma de ajo que emula una caña bien tirada.

    En cuanto al resto de platos, mención especial al punto del pescado y a la carne de waygu, que en lugar de provenir de kobe proviene de un criador de burgos, excelente. Estupendo local para cenas íntimas y para degustar una oferta cerrada y por ello, llena de sorpresas.

    Nuestro vino, de una carta corta, el genial selección especial sardon del duero de abadia retuerta 2006, excelente compañero durante toda la cena.

    Excelente trato del personal y nuestro agradecimiento al chef por su deferencia a la hora de comentar los platos.

  2. Karoleta Says:

    Lo primero agradecerte la recomendación. Me dejaron la responsabilidad de reservar una cena para ocho en un restaurante de Madrid. Lo cierto es que son buena gente y nunca protestan, pero en esta ocasión con mucho más motivo para no protestar.
    El menú, como siempre, de degustación: una crema de coliflor tibia con crujiente de jamón, unos entrantes sabrosos como un tartar de atún con guacamoles, un excepcional puré cubierto con un huevo poché y unas setas de temporada y ralladura de trufa negra. Un pescado: impresionante corbina con salsa de callos (realmente sorprendente y delicioso). Como carne: una carrillera con regaliz (atrevido y sorprendente) con puré de pera.
    Todo ello regado con dos tintos…el primero con el tiempo lo he olvidado (y mira que estaba goloso) el segundo un Juan Gil (Jumilla).
    Como postre una especie de flan de nata con gele de frutas del bosque.
    Cafés e infusiones.
    Pero sobre todo, buen trato y una forma de presentar y decorar los platos que hacen que una cena se convierta en un festival.
    De nuevo gracias a tí por la recomendación y a los que hacen de su trabajo un muy buen trabajo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: