Puerto Lagasca

Demasiadas aspiraciones para un sitio corriente.

Hace un par de semanas se entregaron los premios de gastronomía de la revista Metrópoli. En la categoría “Bar de tapas” el ganador fue Kulto al Plato (del que también opinaré un día de estos) y las menciones de honor fueron para la Taberna Buen Suceso, y la Taberna Puerto Lagasca de la que hoy escribo. Dicho reconocimiento y algún comentario que anteriormente había llegado a mis oídos me hicieron tomar la decisión de probarlo. Dos visitas realizadas y una buena parte de la carta probada hacen que hoy os comente mis impresiones.

Hace unos cinco meses abrió sus puertas este nuevo local en el barrio de Salamanca, su filosofía: buena materia prima, cocina tradicional de calidad y elaboraciones sencillas. Y por la mención recibida en la revista madrileña, y los parabienes leídos por este gastrónomo en otras páginas, han debido dar en el clavo. Aunque, desafortunadamente, no conmigo. Me resultó un sitio bien montado y agradable, pero con un servicio mediocre y una cocina normalita. La taberna no me desagradó, pero tanto elogio me parece excesivo.Puerto Lagasca - barra

El local se estructura en dos ambientes. A la entrada, la barra y seis mesas altas en un espacio coqueto, limpio y bien montado para tapear. Tras un pasillo donde ubican su bodega, un saloncito preparado para unos treinta y cinco comensales; espacio donde en mi opinión deberían haber colocado menor número de mesas, ya que están demasiado próximas entre sí, lo que hace que la comodidad del salón quede mermada. Aunque, como antes decía, en la zona de barra el ambiente es tranquilo y agradable; el lugar está montado con esmero y eso se nota.

El servicio sin embargo está bastante más descuidado. Parece que la inversión acometida en local y decoración no ha tenido correspondencia con la realizada en personal. Los chicos que me atendieron son amables, sí, pero distraídos y bastante descuidados. Les falta atención y coordinación entre ellos. Por ejemplo, puedes encontrarte con que traen tres raciones a la vez, con lo que al final se enfría la comida, o que habiendo tres personas tras la barra ninguno hace ademán de atenderte… No diría que el servicio es malo, pero sí bastante mejorable, sobre todo cuando el ambiente del lugar crea unas expectativas que luego no cumple.Puerto Lagasca - zona de tapas

En su carta presenta un amplio surtido de entrantes (embutidos, verduras y platos típicos de nuestra gastronomía como la ensaladilla, el salmorejo o las croquetas), varias ensaladas y tres diferentes platos con huevo; y además un buen número de pescados (lenguado, lubina, salmonetes, atún rojo…) y cuatro platos de carne. Cocina sin complicaciones y de poca elaboración, o como ellos mismos dicen en su web, “con respeto por el producto sin enmascararlo”. En mi opinión, este concepto gastronómico es tan válido como cualquier otro, pero para que el plato resulte, el producto ha de ser de excelente calidad. Y ahí es donde Puerto Lagasca flojea; no digo que lo que sirven sea de mala calidad, ni mucho menos, y quizá es que hace poco estuve comiendo en Nájera (de filosofía muy similar), pero les falta esa excelencia que comentaba; ninguno de los platos de aquí llegan al nivel culinario de los de aquel restaurante de Argüelles.

Como antes comentaba, en mis dos visitas me dio tiempo a probar buena parte de lo que ofrecen (su ensaladilla, sus croquetas, un par de ensaladas, un plato de huevos fritos, los salmonetes y el atún, algo de marisco, un plato de carne a la plancha…), y la verdad que nada de lo probado me disgustó, pero tampoco ningún plato sedujo en exceso a mi cultivado paladar. Todo estaba bien, de calidad media, pero sin entusiasmar. Destacaría sobre el resto las verduras a la plancha y los huevos rellenos, ambos platos ricos y sabrosos, subiendo la media… Pero como decía al principio, sin la excelente calidad que ha de tener para que el lugar merezca tantos elogios.Puerto Lagasca - salón

A destacar también que casi toda su carta se puede pedir por medias raciones (algo muy de agradecer para comensales como este gastrónomo al que le gusta probar un poco de todo). Un buen surtido de vinos por copas, aunque de corte demasiado clásico. Una carta de vinos variada en cuanto a D.O., aunque escasa de referencias (quieren abarcar mucho con poca profundidad). Y unos postres (probé el flan, el arroz con leche y la tarta de la casa) bastante flojitos.

En definitiva, Puerto Lagasca es un sitio aseadito, de calidad media, que pretende más de lo que ofrece; aunque eso sí, a un precio razonable, yo salí por unos 20 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Lagasca, 81

PUNTUACION:

Ambiente: 6
Servicio: 5
Comida: 5,5

PUNTUACION MEDIA: 5,5

Anuncios
Explore posts in the same categories: De tapas por Madrid

Etiquetas: , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: