Zaranda

Exitosa progresión.

Después de probar en un par de ocasiones la cocina del hermano pequeño, el restaurante Zorzal; me animé el otro día a cenar en el mayor de la saga, el estrellado Zaranda. Y así de paso incluir en el blog del gastrónomo desaparecido la primera estrella Michelín de la capital (en Zamora ya visité el también estrellado Ricón de Antonio). El tema de los galardones de la guía francesa es siempre controvertido, nunca deja contentos a todos (como ocurre con casi todos los premios) y casi siempre genera polémicas entre críticos y restauradores por las “injusticias” que publica. Sea como fuere, es innegable la enorme influencia que la guía ejerce tanto en consumidores, chefs o restauradores; y cada noviembre la gran mayoría espera en vilo cuál será su veredicto. En mi opinión, y tras visitar un pequeño puñado de estrellados españoles (y un buen númeroZaranda - Sala principal de no estrellados de categoría), creo que es posible que no estén todos los que son, pero también creo que son casi todos los que están. Y para mí, el que hoy nos ocupa es, y está.

Zaranda ha tenido desde sus inicios una carrera llena de éxitos y reconocimientos. Abrió sus puertas en el año 2005 en el pequeño local de la calle San Bernardino que hoy ocupa Zorzal; y poco después, la revista americana Food&Wine le nombraba “Restaurante Revelación de Madrid”. Un año más tarde, y tras recibir también buenas críticas por parte de la prensa especializada española, en la edición 2007 de la guía roja aparecía condecorado con una estrella. Tras este galardón, Fernando Pérez Arellano, Chef y alma del proyecto, mudó su cocina al corazón del barrio de Chamberí, a un espacio mayor y más elegante. Una formidable progresión.

El nuevo local de la calle Eduardo Dato es amplio y confortable; dividido en dos salones, posee capacidad para unos cincuenta comensales. Mesas de buenas dimensiones, sillas cómodas y ambiente relajado, hacen que el cliente consiga sentirse a gusto. El lugar está decorado con una curiosa mezcla entre lo rústico, lo clásico y lo moderno; columZaranda - Borsch de esturion con huevos de codorniznas de madera, cortinas de terciopelo, luz fría… El resultado es un restaurante muy cómodo, tranquilo y agradable.

El servicio es atento y amable, un buen número de camareros logran llevar bien atendido todo el salón. El maitre, siempre al tanto de las necesidades de las mesas, te recibe de manera cortés y te recomienda acertadamente tanto en los platos como en el vino acorde con la cena; su profesionalidad y saber estar es indudable, aunque algo más de cercanía con el cliente haría la estancia aún más placentera. En cuanto al resto del personal, claramente menos experimentados, son correctos en todo momento; aunque tienen algunos fallos que un restaurante de este nivel debería corregir, como la presentación precipitada de algunos platos o la falta de la debida pausa entre la terminación de uno y la llegada del siguiente. De todos modos, a pesar de errores que se hacen más presentes por la categoría del restaurante; en general, el servicio es bueno.Zaranda - Cochinillo en choucroute oriental

Y llegando al comentario estrictamente culinario; el Chef nos ofrece cocina de autor con un punto de sofisticación; una cocina muy cuidada, excelentemente presentada, y respetando muchísimZaranda - Sala principal 2o la materia prima. Destacan, las casi siempre acertadas combinaciones de texturas y sabores, y los perfectos puntos de elaboración de sus ingredientes. Para comenzar, reciben al cliente con un buen surtido de interesantes aperitivos; y de ahí en adelante, se sucederán los trabajados platos que elijamos para satisfacción de nuestro paladar. Para visitar Zaranda hay que ir con calma y buena predisposición, para así poder disfrutar de las agradables sensaciones que recorrerán nuestros sentidos a lo largo de la comida.

En su carta, no demasiado extensa pero muy apetecible, presentan ocho entrantes, cuatro pescados y cuatro carnes. Además, ofrecen el menú Zaranda, con aperitivo, cinco platos de la carta, prepostre, postre y café con repostería casera, a 68 euros sin bebida; o un menú degustación a medida del cliente, con platos de la carta y sugerencias del día, a 88 euros sin bebida.Zaranda - Bacalao confitado con su potaje de vigilia

Para finalizar mi comentario culinario os relataré mi menú de la otra noche: De aperitivo, crema de queso con caviar de salmón y espuma de parmesano; suave y sabroso, un buen comienzo. Pato azul y endivia a modo de ensalada con vinagreta de miel a la salvia y jugo de acedera; más que una ensalada era una degustación de ingredientes por separado, eso sí de mucha calidad; sobre todo el pato marinado, jugosísimo y muy rico. Borsch de esturión ahumado con huevos de codorniz y caviar; versión de la casa de este tradicional plato ucraniano, con las verduras al dente y el caldo buenísimo. Arroz meloso con conejo de campo, guisantes y caracoles; estupendos todos los ingredientes de punto, con el arroz perfecto en su textura, aunque algo falto de sabor sin la colaboración de sus compañeros de plato; el conjunto, una delicia. Bacalao confitado con su potaje de vigilia; buenísimo, con el pescado perfecto y sabroso, y la combinación del pilpil y el potaje excelente; una maravilla para paladares exquisitos; y para mi, el claro triunfadorZaranda - Crema de maiz dulce con su pudding de la noche. Cochinillo en choucroute oriental; el cochinillo tierno, sabroso, muy muy bueno; aunque no me acabó de convencer la combinación con la verdura confitada en soja. De prepostre, tiramisú casero. Y para terminar, crema de maíz dulce con su pudding, maíz tostado y helado de bourbon; el pudding y la crema deliciosos.

A destacar también una carta de vinos bastante extensa y muy interesante, que combina referencias clásicas con otras menos usuales; eso sí algo pasada de precio. Y el original y sabroso surtido de pastas caseras del que disfrutas tomando el café.

En definitiva, Zaranda se ha convertido en un referente de la gastronomía madrileña por méritos propios, que presenta una cocina original, muy cuidada y de mucha calidad; y en donde hay que rascarse el bolsillo para poder disfrutarla, mi cena salió por 70 euros (vino sin incluir), pero merece la pena.

UBICACION: Eduardo Dato, 5

PUNTUACION:

Ambiente: 7,5
Servicio: 7
Comida: 8

PUNTUACION MEDIA: 7,625

Anuncios
Explore posts in the same categories: Restaurantes en Madrid, Restaurantes Estrella Michelín

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: