Madrid Restaurant Week

¿Semana de acercamiento a la buena gastronomía?

Durante los últimos diez días de octubre tuvo lugar en la capital, la Madrid Restaurant Week. Una interesante iniciativa gastronómica en la que veinticinco famosos restaurantes de la ciudad ofrecían un menú de tres platos por 25€ (sin IVA y sin bebida), de los que 1€ iba destinado a obras sociales.Madrid Restaurant Week

Una promoción que acercaba al ciudadano medio un buen número de restaurantes de renombre. Estos, durante esos días, reducían sus precios medios en la facturación de cada comensal para ofrecer un menú cerrado a un precio bastante accesible. La gran aceptación por parte de los madrileños logró que en estos días de crisis económica muchos de estos restaurantes llenasen sus salas, dando así a conocer su cocina a muchos ciudadanos, y además contribuyendo modestamente con obras benéficas.

Aprovechando la apetecible iniciativa, decidí acudir a tres restaurantes que aún no conocía; así poder tener una primera toma de contacto con su cocina, y de paso palpar en primera persona los efectos de esta curiosa propuesta. Mis sensaciones tras las tres experiencias fueron bastante dispares; desde alguna bastante satisfactoria, hasta la sensación de que me estaban dando gato por liebre sirviéndome un menú de tercera. En definitiva, como concepto, Madrid Restaurant Week, me resultó novedoso, seductor y elogiable; aunque una vez puesto en práctica, el uso que cada restaurante da a la promoción que se le hace, en algún caso quizás no sea el más adecuado…. Allá cada uno con su conciencia y con las consecuencias del trato que da a la clientela.

El inicio de mis tres cenas del menú promocional fue en Europa Decó, el restaurante de Hotel Urban. Su ambiente moderno, una luz muy ténue y una cómoda mesa me esperaban para esta primera degustación. Su atento servicio ayudó a que la velada resultase agradable, a pesar del pequeño follón que se respiraba en el local repleto de gente. El menú propuesto comenzaLágrimas de wagyu al sarmientoba con un caldito caliente de puchero con albóndigas de carne y espuma de garbanzos; muy bien presentado, sabroso, y ganando en potencia según se deshacía la espuma sobre el caldo; bien. Continuamos con lágrimas de wagyu al sarmiento con compota de higos; una buena ración de carne de ese famoso buey de origen oriental, estupenda de punto, que resulta curiosa por su textura y su grasa entrevelada, aunque no tan sabrosa como cabría esperar de tan afamada carne; aún así el plato convence. Y de postre, borrachito de café con espuma de coco; sabroso, delicado y bien conjuntado. La sensación general, bastante satisfactoria teniendo en cuenta el precio final de la cuenta; y eso que con vino y café ascendió a 44€ por persona. Sin duda, repetiré, y ya comentaré más extensamente mis impresiones.

La segunda de mis cenas fue en Dassa Bassa, el restaurante del mediático Darío Barrio. El local ubicado en unaPimientos rellenos de rabo de toro cueva y con aire minimalista, es agradable y tranquilo. El servicio que prestaron durante la velada, excesivamente informal y no demasiado atento. Y el menú propuesto, en mi modesto entender, más propio de una tabernilla con aspiraciones que de un restaurante de categoría. Platos presentados sin demasiado cuidado y sensaciones de vulgaridad al probar cada uno de los tres que componían la degustación. Y a esto tenemos que añadir que tras avisar educadamente en varias ocasiones si podrían cambiar uno de los principales por alergia de un comensal, a este le prepararon un cutre surtido de croquetas y empanadillas. El menú estaba compuesto de un aceptable pudding de cabracho, unos pobCroquetas y empanadillasres pimientos del piquillo rellenos de rabo de toro, y un soso tiramisú servido en copa. La sensación general fue que me ofrecieron un menú de medio pelo para salir del paso de la promoción; el precio final,
42€ por persona.

Mi tercer encuentro con la Madrid Restaurant Week fue en Oven 180, y de nuevo el local estaba repleto. Una pequeña mesa en un rincón me esperaba para la última entrega de mi periplo semanal. Los camareros parecían algo desbordados por la gran afluencia de clientes y eso se tradujo en un trato bastante descuidado. El menú comenzó con un huevo poché sobre patatas chips, cebolla confitada y virutas de jamón ibérico; rico, jugoso y bien elaborado. De segundo, carrilleras de ternera glaseadas al oporto; dos geHuevo poché con patatas chipsnerosos medallones de carne bien cocinados y perfectamente conjuntados con la ligada salsa del estofado. Y para concluir, tarta fina de manzana; el postre fue lo más flojo de la velada, supongo que elaborar tantas tartitas en un solo turno hace que la calidad media del resultado final descienda, y a la mía le faltaba jugosidad. La sensación general, bastante aceptable; una cena correcta a un precio medio, 40€ por persona, vino y café incluidos.

Y así transcurrió mi aventura en la semana gastronómica de finales de octubre. Algunas sensaciones positivas y alguna experiencia decepcionante.

En mi humilde opinión, este acercamiento de afamados restaurantes al ciudadano medio debería servir para seducir a un nuevo mercado. Cada establecimiento debería mostrar un pequeño botón de lo que el restaurante es y lo que en él se hace, una ligera muestra representativa del tipo de cocina que se ofrece a diario. Este tipo de iniciativas deberían servir, además de para colaborar con una loable obra social, para que cada restaurador mostrase a un público no habitual el porqué de la categoría del restaurante y el porqué de los precios que cada carta posee; aprovechando esa nueva puerta que se les abre para convencer a clientes potenciales para el futuro. Y eso sólo se consigue si cada cocinero da su mejor versión en la cocina. Así tanto empresarios como clientes saldremos beneficiados, y conseguiremos entre todos que la cultura gastronómica de la ciudad crezca.

Para concluir este extenso post, animo desde este pequeño rincón a que se sucedan más habitualmente iniciativas como esta, y que estas logren acercar el placer de la gastronomía a ciudadanos que habitualmente no pueden permitirse acudir a restaurantes de gama media-alta. El acervo gastronómico de la ciudad lo tenemos que cultivar entre todos para que este motor cultural y económico continúe desarrollándose.

Anuncios
Explore posts in the same categories: Restaurantes en Madrid

Etiquetas: , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: