Posted tagged ‘asiana next door’

Asiana Next Door

19 marzo, 2010

Pero no tanto…

Martes por la noche. Ando por el centro. Y de repente, sin venir a cuento, me entra un antojo ¿Qué tal algo exótico para cenar? Entonces recuerdo que hace no mucho llegó a mis manos el menú que ofrecen en Asiana: exótico y muy apetecible. Puede ser buena opción; pero quizás sea demasiado capricho para un antojo de martes, y además sin reserva ni nada… no lo veo claro. Aunque bueno, podría probar suerte a ver si hay mesa en el hermano pequeño; también he escuchado buenas referencias de él y es bastante más económico. Así que me dirijo a la pequeña Travesía de San Mateo donde se ubican ambos restaurantes y, afortunado de mi, les queda una mesita libre.

Nada más entrar percibimos el aire acogedor que desprende. Un local íntimo y de luz ténue. Se encuentra dividido en tres pequeñas salitas con lugar para unos treinta y cinco comensales. Su diseño es un tanto curioso, mezcla la recia madera de las barras, mesas y sillas, con una moderna iluminación, de luces indirectas, a base de focos apuntando a las paredes; mezcla unas paredes lisas en blanco y toques de decoración oriental con parte de antiguo ladrillo al aire. Una mezcla retro-fashion que resulta interesante y original. Una lástima que al diseñador de este espacio gastronómico se le escapara un pequeño pero importante detalle, la acústica. Ya que si a una acústica algo deficiente le sumamos una ambientación musical un punto más alta de lo debido, tenemos como resultado un lugar bonito y curioso, pero en el que al llenarse se forma demasiado follón para resultar del todo agradable.

El servicio, al menos en mi visita de la otra noche, resultó claramente deficiente; con defectos aceptables en un restaurante medio, pero que no son de recibo para un lugar de categoría. No sé si coincidió que el restaurante estaba falto de efectivos, o que la pericia de los camareros que atendían no era la suficiente para hacerse con toda la sala, pero se les veía descoordinados y desbordados por la situación. El vino llegó a la mesa después de los tres primeros entrantes, la explicación de los platos resultaba demasiado atropellada, los tempos de servicio del menú bastante deficiente (o traían tres platos casi al tiempo o esperabas más de diez minutos sin nada en la mesa), la cuenta hubo que pedirla varias veces… Bueno, sin duda un aspecto que el Next Door debería cuidar mucho más.

En su carta, el restaurante presenta una amplia selección de platos de base asiática, algunos de ellos fusionados con toques latinoamericanos y seguro que todos con el sello personal de su Chef, Jaime Renedo; variada, seductora y muy apetecible. Para los novatos en cocina de este estilo puede resultar un pequeño galimatías, un texto complicado de comprender y quizás encontrarse sin saber qué pedir. Para estos, y para los que nos gusta probar una pequeña selección de lo que en la casa se cocina, Asiana Next Door ofrece un menú degustación por 35 euros (IVA y bebida sin incluir), que en mi caso estuvo compuesto por tres pequeños entrantes individuales, tres platos para compartir, una sopa para cada comensal, un plato de carne y un postre también para compartir.

En líneas generales me resultó una experiencia bastante interesante, sin llegar a seducirme en exceso, seguramente sin colmar mis exigentes expectativas; pero sin duda con la calidad culinaria requerida para justificar el precio del menú. Combinaciones de sabores originales y bien elaboradas. Mezclas de mariscos con cítricos, verduras con salsas orientales, carnes con currys algo picantes. Conjugando especias asiáticas, platos thailandeses, cocina vietnamita, toques peruanos… Fusión de cocina exótica, ideal para quitarme el capricho de probar algo distinto.

Como antes decía, quizás mis expectativas eran demasiado grandes y esperaba sumergirme en un mar de sensaciones extraordinarias, quién sabe si llegar a emocionarme con alguno de los platos, gozar sentado en la mesa de uno de los restaurantes más de moda de la ciudad… Desgraciadamente nada de eso se produjo; aunque sí tuve la sensación de haber probado una cocina interesante y de vivir una experiencia agradable y diferente.

Si tuviera que destacar algo, me quedaría con el inicio de la cena y con su final. Muy atractivo el dúo de entrantes con los que comienza el menú, un pequeño bocadito que actúa de carta de presentación, de introducción a lo que es Asiana; el “Kimuchi de zamburiñas” y los “Choritos Nam Jim“, refrescantes y sabrosas uniones de marisco y cítricos. Y los postres, originales y seductoras combinaciones de texturas e ingredientes, tanto las “Mangas con sorbete de manzana ácida y espuma de mascarpo-wasabi” como la “Esponja de té verde con mandarina, chocolate blanco y sésamo negro” lograron seducirme con su especial selección de ingredientes y su deliciosa conjunción.

A destacar también una carta de vinos, original, algo corta y quizás excesivamente hinchada en sus precios (aunque consultando su web veo que tienen una carta de vinos muchísimo más extensa y completa que la que a mi me presentaron). Un interesante servicio de cocktelería, del que puedes disfrutar en la barra mientras esperas mesa o una vez acabada la cena. Y el que, al menos la otra noche, doblaron mesas incluso a las doce de la noche; no sé a qué hora cerrarán la cocina o si esta práctica será muy habitual, pero para cenas de última hora, aquí parece que tenemos opción.

En definitiva, en Asiana Next Door encontraremos una cocina exótica, atractiva e interesante, pero en conjunto el restaurante no acaba de cuajar del todo por defectos accesorios a su cocina pero importantes para el comensal; y en donde mi cena salió por 40 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Travesía de san Mateo, 4

PUNTUACION:

Ambiente: 6
Servicio: 5
Comida: 6,5

PUNTUACION MEDIA: 6