Posted tagged ‘cocina fusion’

Asiana Next Door

19 marzo, 2010

Pero no tanto…

Martes por la noche. Ando por el centro. Y de repente, sin venir a cuento, me entra un antojo ¿Qué tal algo exótico para cenar? Entonces recuerdo que hace no mucho llegó a mis manos el menú que ofrecen en Asiana: exótico y muy apetecible. Puede ser buena opción; pero quizás sea demasiado capricho para un antojo de martes, y además sin reserva ni nada… no lo veo claro. Aunque bueno, podría probar suerte a ver si hay mesa en el hermano pequeño; también he escuchado buenas referencias de él y es bastante más económico. Así que me dirijo a la pequeña Travesía de San Mateo donde se ubican ambos restaurantes y, afortunado de mi, les queda una mesita libre.

Nada más entrar percibimos el aire acogedor que desprende. Un local íntimo y de luz ténue. Se encuentra dividido en tres pequeñas salitas con lugar para unos treinta y cinco comensales. Su diseño es un tanto curioso, mezcla la recia madera de las barras, mesas y sillas, con una moderna iluminación, de luces indirectas, a base de focos apuntando a las paredes; mezcla unas paredes lisas en blanco y toques de decoración oriental con parte de antiguo ladrillo al aire. Una mezcla retro-fashion que resulta interesante y original. Una lástima que al diseñador de este espacio gastronómico se le escapara un pequeño pero importante detalle, la acústica. Ya que si a una acústica algo deficiente le sumamos una ambientación musical un punto más alta de lo debido, tenemos como resultado un lugar bonito y curioso, pero en el que al llenarse se forma demasiado follón para resultar del todo agradable.

El servicio, al menos en mi visita de la otra noche, resultó claramente deficiente; con defectos aceptables en un restaurante medio, pero que no son de recibo para un lugar de categoría. No sé si coincidió que el restaurante estaba falto de efectivos, o que la pericia de los camareros que atendían no era la suficiente para hacerse con toda la sala, pero se les veía descoordinados y desbordados por la situación. El vino llegó a la mesa después de los tres primeros entrantes, la explicación de los platos resultaba demasiado atropellada, los tempos de servicio del menú bastante deficiente (o traían tres platos casi al tiempo o esperabas más de diez minutos sin nada en la mesa), la cuenta hubo que pedirla varias veces… Bueno, sin duda un aspecto que el Next Door debería cuidar mucho más.

En su carta, el restaurante presenta una amplia selección de platos de base asiática, algunos de ellos fusionados con toques latinoamericanos y seguro que todos con el sello personal de su Chef, Jaime Renedo; variada, seductora y muy apetecible. Para los novatos en cocina de este estilo puede resultar un pequeño galimatías, un texto complicado de comprender y quizás encontrarse sin saber qué pedir. Para estos, y para los que nos gusta probar una pequeña selección de lo que en la casa se cocina, Asiana Next Door ofrece un menú degustación por 35 euros (IVA y bebida sin incluir), que en mi caso estuvo compuesto por tres pequeños entrantes individuales, tres platos para compartir, una sopa para cada comensal, un plato de carne y un postre también para compartir.

En líneas generales me resultó una experiencia bastante interesante, sin llegar a seducirme en exceso, seguramente sin colmar mis exigentes expectativas; pero sin duda con la calidad culinaria requerida para justificar el precio del menú. Combinaciones de sabores originales y bien elaboradas. Mezclas de mariscos con cítricos, verduras con salsas orientales, carnes con currys algo picantes. Conjugando especias asiáticas, platos thailandeses, cocina vietnamita, toques peruanos… Fusión de cocina exótica, ideal para quitarme el capricho de probar algo distinto.

Como antes decía, quizás mis expectativas eran demasiado grandes y esperaba sumergirme en un mar de sensaciones extraordinarias, quién sabe si llegar a emocionarme con alguno de los platos, gozar sentado en la mesa de uno de los restaurantes más de moda de la ciudad… Desgraciadamente nada de eso se produjo; aunque sí tuve la sensación de haber probado una cocina interesante y de vivir una experiencia agradable y diferente.

Si tuviera que destacar algo, me quedaría con el inicio de la cena y con su final. Muy atractivo el dúo de entrantes con los que comienza el menú, un pequeño bocadito que actúa de carta de presentación, de introducción a lo que es Asiana; el “Kimuchi de zamburiñas” y los “Choritos Nam Jim“, refrescantes y sabrosas uniones de marisco y cítricos. Y los postres, originales y seductoras combinaciones de texturas e ingredientes, tanto las “Mangas con sorbete de manzana ácida y espuma de mascarpo-wasabi” como la “Esponja de té verde con mandarina, chocolate blanco y sésamo negro” lograron seducirme con su especial selección de ingredientes y su deliciosa conjunción.

A destacar también una carta de vinos, original, algo corta y quizás excesivamente hinchada en sus precios (aunque consultando su web veo que tienen una carta de vinos muchísimo más extensa y completa que la que a mi me presentaron). Un interesante servicio de cocktelería, del que puedes disfrutar en la barra mientras esperas mesa o una vez acabada la cena. Y el que, al menos la otra noche, doblaron mesas incluso a las doce de la noche; no sé a qué hora cerrarán la cocina o si esta práctica será muy habitual, pero para cenas de última hora, aquí parece que tenemos opción.

En definitiva, en Asiana Next Door encontraremos una cocina exótica, atractiva e interesante, pero en conjunto el restaurante no acaba de cuajar del todo por defectos accesorios a su cocina pero importantes para el comensal; y en donde mi cena salió por 40 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Travesía de san Mateo, 4

PUNTUACION:

Ambiente: 6
Servicio: 5
Comida: 6,5

PUNTUACION MEDIA: 6

Anuncios

DiverXo

15 junio, 2009

REfusión.

Tras varios intentos fallidos y después de un mes de espera, por fin conseguí cenar en uno de los restaurantes más de moda de Madrid. Y es que conseguir una mesa en DiverXo es una aventura (hay que reservar con un mes exacto de antelación y bien prontito por la mañana, que si no te quedas sin silla); como también es una aventura, aunque esta bastante más placentera, el pasar tres horitas en el restaurante descubriendo su propuesta gastronómica.

Una propuesta en la que su Chef, David Muñoz, combina productos nacionales con extranjeros, elaboraciones sofisticadas con otras más elementales, producto tradicional con cocina asiática o iberoamericana, fusión de sabores, técnicas y culturas. En definitiva, cocina realmente creativa en la que cada plato presenta un buen surtido de texturas y sabores novedosos. Una aventura de fusión muy recomendable de experimentar.DiverXo - Sala

En mi modesto entender, es gratificante encontrar lugares como DiverXo que enriquecen la cultura gastronómica de la ciudad con su arriesgada cocina. Es gratificante encontrar restaurantes donde se experimenta, donde se trata de innovar, donde se logra sorprender al comensal. Y además a un precio bastante asumible (los menús varían entre los 40 y los 60 euros, IVA sin incluir). Habrá a gente que le entusiasme y gente que lo deteste porque no le encajen sus curiosas combinaciones; pero lo que es indudable, es que la experiencia gastronómica que vives en este pequeñito reducto es digna de sentir por cualquiera que tenga una mínima inquietud por la gastronomía.

El restaurante está ubicado (de momento, porque a principios de verano tienen pensado trasladarse) en un pequeño local del barrio de Tetuán, con capacidad para sólo dieciocho comensales. Posee un aire asiático. Su decoración es… bueno, apenas tienen decoración; quizás se podían haber esmerado más en este aspecto ya que escasamente presenta algún detalle oriental. No sé si lo han querido hacer demasiado aséptico intencionadamente para que el cliente se centre exclusivamente en el plato, pero bueno, ya veremos como se aplican en el nuevo emplazamiento. El caso es que el lugar es tranquilo y agradable; y con su luz diáfana y el ligero hilo instrumental, se acaba creando un ambiente propicio para disfrutar de la degustación que se va preparando en la cocina.DiverXo - Mejillón tigre al estilo fusión

Con respecto al servicio, lo primero que me llamó la atención fue la cantidad de personal. Cuatro componentes tenía el equipo de sala para atender a los dieciocho afortunados de aquella noche. Es indudable que la calidad es importante, pero el número es bastante indicativo del interés que tiene el hostelero en que el cliente se encuentre bien atendido. Y aparte de ser cuantitativamente de sobra, el servicio es siempre atento, agradable y cordial. Presentan cada plato con dedicación y entusiasmo; aunque en ocasiones con excesivo detalle describiendo las diferentes elaboraciones, algo que a mi me resultó muy interesante, pero que a un usuario algo menos ducho en la materia podría resultarle algo empalagoso.

Pero bueno, vayamos al meollo de la cuestión, la comida. En DiverXo no tienen carta, y presentan dos menús degustación que varían en función de la cantidad de platos. Un menú corto (dos aperitivos, dos primeros, pescado, carne y postre) y un menú medio (dos aperitivos, cinco primeros, pescado, carne y dos postres), y además ofrecen la posibilidad de incrementar con algún plato más cualquiera de los dos, así que al final es el consumidor quien decide cuánto diferente quiere probar. Acerca del tipo de cocina que practican, yo creo que ha quedado bastante claro al principio del comentario; así que para que os hagáis una idea más concreta de lo que ofrecen os detallaré a continuación en qué consistió mi cena.DiverXo - Chupe tailandés

Yo opté por el menú medio, once platos distintos a 60 euros sin IVA. En líneas generales, aparte de interesante en cuanto a la fusión de cocinas y sorprendente por algunas combinaciones de ingredientes, me pareció una cocina muy trabajada, de bastante buena calidad; rica y sabrosa, con una amplia mayoría de gratos aciertos en la combinaciones que plantean, con las que logran que el plato quede redondo y conjuntado; pero también con algún pequeño “exceso de fusión” que hace que el plato en sí no acabe de cuadrar y el condimento tome demasiado protagonismo mermando el sabor del ingrediente principal.

Comenzamos con el primer aperitivo: “Judías de soja con chile peruano”; primera novedad gustativa, un cuenco al centro repleto de judías orientales cocinadas al vapor que mantuvieron en la mesa hasta que terminó el servicio de los entrantes. Ricas, bien cocinadas al dente y sabrosas; el chile, excesivamente picante, les restaba sabor; y peor aún, me dejó adormecidas las papilas gustativas durante un rato con lo que seguramente me perdí parte del segundo aperitivo. Una lástima.DiverXo - Panceta de ibérico al estilo Dong Po

El segundo aperitivo fue el “Mejillón tigre al estilo fusión”; presentado en un pequeño vasito es un juego de diferentes texturas (crujiente, esponjosa y cremosa) bastante acertado y agradable, pero me resultó algo insulso de sabor. Aunque tengamos en cuenta que seguramente mi paladar aún se resentía del picante del chile que acompañaba a las judías. Lógicamente, aprendí del error y aunque tomé unas cuantas más ya no las mojé en su salsa…

El primero de los entrantes fue el “Dim sum de zanahoria y conejo estofado”; plato cuyo protagonista es la zanahoria, elaborada en cinco texturas distintas (frita, cocida, en puré, en espuma y como masa del dim sum), pero del que es imposible olvidar el conejo estofado a las cinco especias chinas, sutil y sabrosísimo, sorprendente y perfectamente combinado con el resto del plato. Primera gran alegría.

El menú continúa con el “Dim sum de chipirones”; también delicado y muy sabroso; me dejó algo menos entusiasmado que el anterior pero aún así de mucha calidad.DiverXo - Raya al carbón con salsa XO

El tercer entrante que trajeron a la mesa fue la “Gamba frita al revés”; una fina lámina de gamba frita con aceite caliente sobre ella acompañada de una suave mayonesa templada. Muy curiosa la presentación y su elaboración, y sabrosa y muy agradable en boca.

Le siguió la “Panceta de ibérico al estilo Dong Po con puré de apionabo”; panceta cocinada muy lentamente durante varias horas, lo que hace que quede tan blandita que se pueda comer con los palillos. Delicada en su textura y potente en su sabor; disfrutas del ibérico mientras que literalmente se va deshaciendo en la boca. Y además muy acertadamente combinada con el puré de apionabo y la pasta crujiente que la acompañan. Realmente me encantó este plato.

Y para terminar con los entrantes “Chupe tailandés”; un plato típico de Perú al que en DiverXo le dan un toque exótico. El caldo de cigala muy sabroso y las setas riquísimas; pero al probar el plato una vez todo mezclado, éste me resultó excesivamente picante, lo que para mi gusto mermó la calidad del plato y escondió interesantes sabores.DiverXo - Ternera roja gallega con mojo

El plato de pescado del menú fue la “Raya al carbón con salsa XO en versión ibérica”; la raya, sabrosa y perfecta de punto, y con un sutil toque a carbón sorprendente y muy acertado; la salsa, marca de la casa, complementa sin avasallar y conjunta muy bien el plato. Otra de las propuestas que más me gustaron.

Y como plato de carne “Ternera roja gallega con mojo canario-nikei”; la carne jugosa, perfectamente cocinada y muy sabrosa, que es acompañada por un mojo fusión canarias-perú-japón, curioso y muy equilibrado para no comerse el sabor de la carne.DiverXo - Mouse de chocolate blanco con sorbete de manzana

De postre sirvieron “Mouse de chocolate blanco con sorbete de manzana y espuma de apio”; nunca pensé que estos tres elementos pudieran combinarse dando como resultado la deliciosa conjunción que se ofrece en el restaurante. Suave, sabroso, sorprendente y muy muy rico.

Y para finalizar la aventura “Leche frita al limón con sorbete de mora y wasabi”; la leche frita jugosa y bien lograda, el sorbete potente y sutil, pero la combinación del dulce con el wasabi… perdónenme, pero yo no la acabo de ver. El condimento japonés, en este caso, se lo come todo.DiverXo - Leche frita al limón con sorbete de mora

A destacar también, una carta de vinos algo corta, pero interesante en sus referencias y ajustada de precio. Que la recomendación del sumiller para el maridaje con el menú en mi caso no fue del todo acertada (un blanco australiano demasiado suave para aguantar las intensas sensaciones gustativas que provoca la cocina). Pero, sobre todo, y como ya he comentado en más de una ocasión lo interesante de la experiencia de fusión que vives en este pequeño restaurante.

En definitiva, DiverXo con sus muchas virtudes y sus ligeros excesos, es hoy por hoy un referente de vanguardia en la capital que cualquier interesado en la gastronomía debería probar; y en donde mi cena salió por 67 euros (vino sin incluir).

NUEVA UBICACION: Pensamiento, 28

PUNTUACION:

Ambiente: 7
Servicio: 7
Comida: 7,5

PUNTUACION MEDIA: 7,25

** NOTA:
EL RESTAURANTE DIVERXO APARECE CON SU PRIMERA ESTRELLA EN LA GUIA MICHELIN 2010.