Posted tagged ‘El Garbí’

El Garbí

30 octubre, 2010

Excelente A banda.

Hace algo más de un año un buen amigo me habló de una nueva arrocería en Madrid; aún a sabiendas de que una de mis debilidades gastronómicas es el arroz en paella y que suelo ser especialmente exigente con el plato, me aseguró que este nuevo lugar no me defraudaría. He tardado un tiempo en ir a degustar su cocina, y después de la visita, siento que no debí dejar pasar tanto sin probar el excelente arroz que sirven en la casa.

Siempre he tenido cierta predilección por la cocina de este pequeño cereal, y eso me ha llevado a buscar por los restaurantes de la capital ese arroz que me entusiasmase; aunque hasta ahora, por muy buena que fuera la arrocería, por mucha fama que tuviera el lugar o su cocinero, o por muy bien elaborado que estuviera el plato (y los he probado en bastantes lugares y algunos de ellos de calidad), nunca había encontrado una paella en Madrid que llegase al nivel de las degustadas por tierras levantinas. ¿Será la variedad del grano? ¿será el tipo de agua? ¿será la mano del cocinero? En la capital no se puede lograr, creía. Pero en El Garbí lo encontré; y bocado a bocado consiguió recordarme aquellos sabores añorados; y trasladarme a la playa de Pinedo, al grao de Castellón, a las huertas de Gandía, a Las Rotas en Denia…

Nos encontramos en un pequeño restaurante ubicado en pleno barrio de Salamanca. Aún conserva cierto aire del antiguo bar-restaurante de toda la vida que fue, aunque ahora remozado con un toque elegante y decoración marinera. Una pequeña barra nos recibe por si queremos una cerveza esperando la compañía. Con capacidad para unos treinta comensales la sala no destaca por un especial encanto, pero es lo suficientemente confortable y tranquila para poder centrarnos en lo que preparan en cocina.

Sobre el servicio que prestan, tampoco mucho que destacar. Amable y atento, cumple con eficacia su labor sin distraernos de lo relevante. Con algún pequeño defecto en los tempos de servicio de los platos (se nos juntaron en la mesa los dos entrantes que pedimos), o algo de tardanza para traer el vino solicitado (llegó a la mesa poco después del inicio de la comida), pero que en absoluto empaña las buenas sensaciones con las que abandonas el restaurante.

En su carta, El Garbí nos ofrece una docena de entrantes con marcada influencia mediterránea y sobre todo marinera; ocho segundos platos, carnes y pescados de elaboración tradicional, para los que osen no degustar alguno de sus arroces (sic!); un amplio surtido de arroces, del que, según me comentaron al final de la comida, varían por temporada; y una decena de postres, estos últimos con algún toque imaginativo en su elaboración.

Para comenzar la comida y dejándonos recomendar por la casa, dos entrantes: navajas a la plancha (a 12€ la ración de cinco) que se dejaban comer, pero sin destacar en demasía; y crujiente de carabinero con salsa al vermouth, éste realmente muy bueno, tanto el sabor del marisco, como su combinación con la pasta crujiente y la salsa; muy bien de punto y estupendo de sabor.

Y tras este pequeño preámbulo, llegó el ARROZ A BANDA. Al ser mi primera visita al restaurante recomendaron probar la estrella de la casa, según dicen en la carta tres veces galardonado internacionalmente (quizá pueda resultar presuntuoso mencionarlo en la propia carta, pero bueno, supongo que hay que venderse…). Y entonces, según llegaba el plato a la mesa, según comenzaba a paladear ese arroz, se paró todo, se detuvo el tiempo; la interesante conversación que mantenía se volatilizó, se hizo el silencio; y desde aquel primer tenedor repleto de granos hasta que el plato quedó vacío sólo pudimos concentrarnos en disfrutar de lo que nos llevábamos a la boca. El arroz perfecto de punto y textura, manteniéndose los granos enteros y sueltos entre sí, repletos de sabor a mar. Las gambas y los chipirones que lo acompañaban también excelentes. Una verdadera delicia. Como al principio de este post decía, recordando sabores añorados, un plato muy bien elaborado y de gran calidad, un excelente A banda.

¿Será la variedad del grano? ¿será el tipo de agua? ¿será la mano del cocinero? Seguramente son todas al tiempo. Un arroz de calidad, un marisco excelente, una mano maestra en la cocina…, que se conjugaron en ese arroz a banda que logró deleitar a este humilde gastrónomo. No sale precisamente económico, es verdad, 23€ por persona es un precio alto para lo que estamos acostumbrados, pero sin duda merece la pena pagarlos por una calidad así.

De postre probé el flan de moras silvestres, correcto sin más; aunque casi cualquier cosa me habría sabido a poco, después de tan singular experiencia.

A destacar también una carta de vinos correcta, que peca en demasía de referencias clásicas y en la que eché de menos más variedad de caldos levantinos. Y el magnífico detalle por parte de la casa de no tener prisa para que abandones el restaurante, permitiendo una extensa sobremesa.

En definitiva, en El Garbí podremos degustar un EXCELENTE ARROZ, sin nada que envidiar a exquisiteces valencianas, recomendación ineludible en Madrid para los amantes de este plato tan nuestro; hasta la fecha, el único que he probado en la capital que pueda compararse con aquellas deliciosas paellas levantinas; y en donde mi visita salió por unos 45 euros (vino sin incluir).

UBICACION: Don Ramón de la Cruz, 72

PUNTUACION:

Ambiente: 6
Servicio: 6
Comida: 8,5

PUNTUACION MEDIA: 7,25

Anuncios